ESTAMBUL. Un terremoto de magnitud 6,6 en la escala de Richter originado cerca de la isla griega de Samos ha sacudido Grecia y Turquía provocando el pánico y el derrumbe de edificios en varias localidades.

El epicentro del seísmo se ha situado a tan solo 17 kilómetros de la costa turca y se ha llegado a sentir en Atenas y Estambul.

El terremoto ha causado un pequeño tsunami que ha inundado la ciudad costera turca de Seferihisar.

Aunque no ha habido una ola destructiva, el nivel de agua subió de forma repentina un metro e inundó una importante parte de esta ciudad turística de 44.000 habitantes. Las aguas arrastraron sillas, mesas, sombrillas y otros enseres por las calles al tiempo que numerosas embarcaciones del puerto de yates de la ciudad se soltaron de sus amarres.

Se confirman los malos augurios. Las primeras informaciones hablan de que al menos cuatro personas han muerto y otras 120 han resultado heridas en la ciudad turca de Esmirna por el terremoto, según el servicio de emergencias turco AFAD.

Zeki Soysal, un ciudadano de Esmirna, ha relatado a la CNN cómo ha vivido el seísmo que casi le cuesta la vida a él y a su hijo. «Nuestro edificio en Bayraklı (un barrio de Esmirna) se ha derrumbado. Logré salir en el último momento con mi hijo y sacamos a una anciana de los escombros, pero muchas más personas quedaron bajo los escombros. Dimos el paso en el último momento. El edificio se agrietó y se derrumbó. Nuestro edificio tenía ocho pisos y mi lugar de trabajo estaba en la parte inferior. Todos los apartamentos del edificio de al lado que se ha derrumbado también estaban llenos», ha explicado Soysal.

El terremoto ha durado más de 30 segundos en la zona griega y se ha sentido en todo el país, incluida la capital, Atenas, que se encuentra a más de 300 kilómetros de Samos, según declaró a ERT el vicealcalde de esa localidad, Mijalis Mitsiós.

El Gobierno de la provincia turca de Esmirna ha declarado en un comunicado que, por el momento, no se han notificado víctimas, aunque al menos diez edificios se han derrumbado en el barrio de Bayrakli, según informó la emisora NTV. «Hay edificios que se han derrumbado, pero por ahora no podemos hablar de heridos o muertos. Lo estamos investigando», señaló a Efe por teléfono Büsra Gökçe, funcionaria del ayuntamiento de Esmirna.

El epicentro del movimiento telúrico se ha localizado en el mar Egeo, a unos 17 kilómetros del distrito de Seferihisar, en la ciudad turca Esmirna. El temblor se ha notado en gran parte de las provincias del oeste de Turquía y en las cercanas islas griegas. Se confirma que en Grecia el seísmo alcanzó una magnitud de 6,6 en la escala Richter y que en Turquía la magnitud fue de 6,8.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha lamentado profundamente el terremoto que ha sacudido a distintas zonas de Grecia y Turquía. «Apoyaremos a nuestros ciudadanos afectados por el terremoto con todos los medios que nuestro estado tenga a su alcance. El Gobierno tomará todas las medidas que sean necesarias para comenzar la reconstrucción», ha afirmado Erdogan.