Los dominicanos sentirán un ligero alivio del calor, por lo menos en horas de la noche y la madrugada a partir de mañana lunes, cuando empezarán a descender las temperaturas por los frecuentes sistemas frontales de la temporada otoñal y en invierno y el cambio del viento del este al noreste. En las zonas montañosas el cambio sería más intenso.

Según Wagner Rivera, de la Oficina Nacional de Meteorología, en Santo Domingo la temperatura máxima, que “generalmente es a las 2:00 de la tarde” este lunes estaría entre 30 y 32 grados y la mínima, en horas de la madrugada y noche serían 22 a 24 grados Celsius.

En Santiago serían de 30 a 32 grados, la máxima, y la mínima de entre 20 a 22. En los últimos días de agosto la temperatura máxima llegó a los 35 grados.

En zonas como Bonao y La Vega, las temperaturas mínimas podrían descender a 15 grados Celsius y mucho menos en algunos puntos. Este domingo, la mínima en Bonao y La Vega se pronosticó de 22/24 grados Celsius.

Pocas probabilidades de lluvias para este domingo

Para este domingo, la Onamet vaticina que prevalecerán las condiciones de buen tiempo con cielo de nubes dispersas y escasas lluvias en gran parte del país. En la noche y madrugada no se descarta la posibilidad de que ocurran lluvias pasajeras en el noreste y sureste por el arrastre de campos nubosos que provee el viento.

Para los primeros días laborales pronostica un aumento de campos nubosos que podrían generar aguaceros locales hacia las regiones noreste, sureste (incluyendo el Gran Santo Domingo) y la Cordillera Central, desde las horas matutinas y siendo más frecuentes después del mediodía hasta primeras horas de la noche.

En cuanto a las temperaturas se mantendrán calurosas durante el día, “tornándose ligeramente agradable en horas de la noche y madrugada por efecto de la época del año especialmente hacia zonas de montañas y valles del interior”. DIARIO LIBRE