Líderes religiosos y representantes de asociaciones campesinas ratificaron este martes el llamado a movilizaciones a partir del 4 de mayo próximo en demanda de la reparación de los caminos vecinales de al menos 20 comunidades enclavadas en la Cordillera Septentrional, en la franja de Santiago.

El sacerdote católico Ramón –Nino- Ramos informó que saldrán a las calles del Centro Histórico de la ciudad Corazón a reclamar pacíficamente el derecho que tienen a vivir dignamente en lugares como El Buzo, Jacagua, El Níspero, El Play, El Chivo, La Búcara, Los Higos, El Empalme, Palo Alto, El Jamo, El Cedro, Quinigua, La Finca, Alto Gordo, Las Auyamas, Los Arroyos, Alto del Bohío, Los Ramones, La Caya, La Calabacita, y otros.

“Nosotros vivimos allá como animales con el total abandono de nuestros caminos, que no nos permiten movernos cuando cae agua del cielo”, aseguró Nino Ramos durante rueda de prensa efectuada en un salón de la parroquia la Altagracia de Santiago.

Dijo que hacen el reclamo amparado en la Constitución de la República, que en su artículo 8 dice que es función esencial del Estado la protección efectiva de los derechos de las personas, el respeto de su dignidad y la atención de los medios que le permitan perfeccionarse de forma igualitaria.

Hizo referencia también al artículo 39 de la Carta Magna, el cual dice todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación.

“Como es un derecho que tenemos todos, el cuatro de mayo estaremos en las calles de Santiago. Tal como lo hicimos en el anterior gobierno”, refirió el religioso.

El padre Nino dijo que en las comunidades rurales de la Cordillera Septentrional están cansados de promesas.

Recordó que el presidente Luis Abinader, en su campaña, prometió que haría esos caminos de ser elegido mandatario.

“Los del campo nos estamos cansando de ser burlados por las autoridades”, advirtió.

En total son 18 kilómetros de caminos vecinales los que están exigiendo los moradores de las comunidades enclavadas en la Cordillera Septentrional. DIARIO LIBRE