San Juan.- La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, anunció este jueves que atendiendo a las recomendaciones del grupo de asesores médicos y económicos y si no se dispara la curva de contagios por el COVID-19 en la isla, a partir de este lunes comenzará un plan para ir poco a poco reincorporando diversas actividades económicas paralizadas por el nuevo coronavirus.

El confinamiento y el toque de queda -de siete de la noche a cinco de la mañana- se amplía, salvo para los sectores incorporados, hasta el 25 de mayo.

En un mensaje dirigido a la nación indicó que mañana firmará una orden por la cual el sector de la construcción -y todo lo ligado a la misma-, servicios financieros, de seguros, abogados, hipotecarios, de bienes raíces, notarías, ingenieros y contables, entre otros, podrán regresar a la actividad económica, pero preservando e imponiendo protocolos sanitarios.

Los servicios de ferreterías, mudanzas, lavanderías, agricultura ornamental, instalación de aires acondicionados e inspección y mantenimiento vehicular, los laboratorios de investigación en laboratorios universitarios y arreglo de ascensores serán otros de los sectores económicos que podrán reincorporarse desde el lunes 4 de mayo.

Por otro lado, indicó que, si con la incorporación de estos sectores no se dispara la curva de afectados por el nuevo coronavirus, desde el 18 de mayo, podrá incorporarse a la actividad económica diaria el comercio al detalle, las barberías, centros de belleza, restaurantes y servicios religiosos.

“Se trata de establecer una agenda que nos permita una transición gradual dentro de la cuarentena para reactivar paulatinamente aquellas actividades que sin descuidar las medidas de protección y manteniendo la norma del distanciamiento físico, representen un bajo riesgo de contagio para Puerto Rico”, dijo Vázquez.

Por otro lado, también se podrá hacer ejercicio entre las cinco de la mañana y tres de la tarde guardando la distancia, aunque los gimnasios, pistas y playas permanecen cerradas.

“Si hay una incidencia mayor por COVID-19 volveremos al estado actual”, advirtió la mandataria, quien dijo que en esta reapertura escalonada “hay que actuar con sensatez y prudencia. El bienestar de la gente es lo más importante cuando aún peleamos contra virus letal e invisible”, agregó.

Tras advertir que las empresas deberán preservar y garantizar la salud a sus trabajadores, pidió que a la población no salir en avalancha.

El informe del Departamento de Salud de Puerto Rico de este jueves reportó seis muertes, hasta situarse en 92, y 106 casos únicos positivos adicionales a COVID-19 en la isla para sumar un total de 1.539.

La población de la isla está confinada, como medida para evitar la propagación del COVID-19, desde mediados de marzo.

EFE