Varios manifestantes usaron cadenas para derribar la única estatua de un general confederado en la capital de Estados Unidos y le prendieron fuego.

La protesta ocurrió en las últimas horas del viernes, el día de la emancipación o “Juneteenth”, que marcó el fin de la esclavitud en Estados Unidos, en medio de continuas manifestaciones antirracistas tras la muerte de George Floyd en Minneapolis.

Los manifestantes estallaron en vítores y saltos cuando la estatua de Albert Pike, de 3,4 metros (11 pies) de altura, se tambaleó de su pedestal de granito antes de caer hacia atrás, aterrizando en medio de una nube de polvo. Luego, los manifestantes la rodearon y encendieron una hoguera para tratar de quemarla, mientras coreaban lemas como: ”¡Sin justicia, no hay paz!” y ”¡No a la policía racista!”.

Relatos de testigos y videos publicados en las redes sociales indicaron que la policía estuvo en el lugar, pero que se abstuvo de intervenir.

El presidente Donald Trump tuiteó rápidamente sobre el derribamiento, quejándose: “Los policías de la capital no están haciendo su trabajo, pues vieron cómo una estatua fue derribada y quemada”.

”Estas personas deben ser arrestadas de inmediato. ¡Una desgracia para nuestro país!”, agregó.

Varios manifestantes leyeron el tuit de Trump con un megáfono y celebraron su cólera. Después del derribo, la mayoría de los manifestantes regresaron pacíficamente al Parque Lafayette, aledaño a la Casa Blanca.

La estatua de Pike ha sido fuente de controversia desde hace años. El exgeneral del ejército confederado también fue durante mucho tiempo un líder influyente de los masones, que veneran a Pike y que pagaron por la estatua. El cuerpo de Pike está enterrado en la sede del Rito Escocés de la Masonería en la capital, que también contiene un pequeño museo en su honor.

La estatua, dedicada en 1901, se encontraba en la Plaza del Poder Judicial, a aproximadamente 800 metros (media milla) del Capitolio de Estados Unidos. Fue construida a pedido de los masones, que presionaron con éxito al Congreso para que les otorgara un sitio para colocar la estatua, siempre y cuando Pike fuera representado con ropa civil, no militar.

Las tensiones raciales en el país estallaron después de la muerte de Floyd a fines del mes pasado, haciendo que comenzaran protestas en las calles de varias ciudades. Un video muestra a un policía blanco usando la rodilla para presionar el cuello de Floyd durante casi ocho minutos, en los que el hombre negro esposado dijo: “No puedo respirar”. El agente, Derek Chauvin, ha sido acusado de homicidio