Durante la jornada para hacer cumplir el toque de queda que realizaron este martes las fuerzas policiales y militares solo detuvieron a 583 personas en violación a las medidas restrictivas, siendo la primera vez -desde que se implementó la disposición- que los apresados suman menos 600.

En las más de seis semanas que lleva impuesto el toque de queda para prevenir el contagio de COVID-19 se han detenido 62,620 en todo el país promediando más de 1,300 detenidos por día, contra muchos de los cuales se ha dispuesto trabajo social por irrespetar la restricción a la circulación.

El periodo del toque de queda, que se comenzó a implementar el pasado 20 de marzo, que registra más detenciones es el de la segunda quincena de marzo, en la que hubo días, como el 25 de ese mes, en que se reportaron 5,114, rompiendo con los poco más de 1,000 casos que se reportan diariamente.

La reducción en la detención de personas violando el toque de queda contradice lo que se ha visto en los últimos días a través de las redes sociales, donde circulan videos que muestran a personas desafiando las restricciones a la circulación y el distanciamiento social.

Establecimientos abiertos después del horario de cierre, que como máximo debe ser las 5:00 de la tarde, personas ingiriendo bebidas alcohólicas agrupadas en lugares públicos y fiestas nocturnas son solo parte de los episodios que se han dejado ver en imágenes que circulan.

Diario Libre