La Federación Dominicana de Comerciantes (FDC) manifestó hoy su preocupación por las altas facturaciones que las distribuidoras de electricidad envían a las empresas, y solicitó que establezcan en cero la facturación de los comercios que fueron cerrados durante el estado de emergencia.

“El problema no es solo de las altas facturaciones, se le agregan las múltiples reclamaciones que están pendientes por las EDES por la facturación ilegal realizada durante los tres meses de cuarentena, marzo, abril y mayo, donde las empresas que estaban cerradas recibieron las facturas como si estuviesen abiertas, lo cual es una falsa facturación que se podría considerar como una estafa a los usuarios”, manifestó el presidente de la entidad, ingeniero Iván García.

Las EDES argumentan que los empleados que leen los contadores de energía eléctrica no estaban trabajando por la cuarentena, y utilizaron el promedio de los meses de enero y febrero, con lo cual validan la estafa contra el comercio y las MIPYMES del país, porque lo correcto era colocar un valor de cero consumos a la facturación, explicó el dirigente empresarial.

Solicitud

El comercio organizado le solicita a las EDES que la facturación de estos meses sea declarada en cero para las empresas que estaban cerradas en todo el territorio nacional, lo cual es fácil de identificar, ya que solo tienen que cruzar la información con la Tesorería de la Seguridad Social y el Ministerio de Trabajo.

“Basta ya de los abusos de las altas facturaciones en tiempos que el valor del petróleo ha estado en sus mínimos niveles de precios, y basta ya de cobrar energía que nunca sirvieron a las empresas que estaban cerradas por el Estado de Excepción”, clama la FDC.

Apagones

Desde la pasada semana, el suministro eléctrico presenta inestabilidad en el Distrito Nacional y provincias, dejando a oscuras sectores y comunidades.

Las interrupciones se intensificaron desde el viernes, donde sectores ubicados en la parte sur de la avenida Las Américas fueron impactados por un apagón de 10 horas.

Entre los sectores afectados con la larga interrupción del viernes están Los Mameyes, El Pensador, La Tablita, Los Molinos, Maquiteria, Villa Duarte y otros.

Las tandas de apagones continúan afectando diferentes circuitos, incluyendo las 24 horas, que están supuestos a no recibir interrupciones, excepto cuando se produzcan averías.

Aunque se ha vendido que las dos plantas de la Central Eléctrica Punta Catalina acabarían con los apagones, en la práctica no ha sido así, y las tediosas interrupciones, que durante décadas ha sido un dolor de cabeza para la población, siguen haciendo estragos.

Comunitarios del Residencial Máximo Gómez de Villa Mella, Santo Domingo Norte explicaron que el suministro eléctrico presentó ayer un vaivén que lo que parecía era un arbolito navideño.

El comunitario Edwin Mata Javier pidió a la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (Edeeste) dar un mejor servicio eléctrico a Villa Mella, ya que dijo, aunque se está pagando religiosamente el servicio esa empresa los engaña con el suministro.

Un infierno

Las interrupciones eléctricas en esta época de calor se convierten en un dolor de cabeza para la población. Ante la ola de calor y la falta de electricidad mucha gente tiene que salir de sus viviendas para refrescarse en el malecón.

El Nacional