Nueva York. La ciudad de Nueva York está ampliando los criterios para determinar quién debe ser sometido a prueba de presencia de coronavirus, dijo el alcalde Bill de Blasio el jueves.

Las nuevas normas incluyen a cualquiera que exhiba síntomas de COVID-19, así como el personal de residencias de ancianos y refugios.

La ciudad está habilitando nuevos lugares de testeo para llegar a 20.000 pruebas por día el 25 de mayo, dijo de Blasio.

Cuando el virus llegó a Nueva York en marzo, los equipos para pruebas eran tan escasos que sólo se usaban para los enfermos más graves. A las personas aparentemente contagiadas, pero con síntomas leves se les pedía que se aislaran en casa.

De Blasio dijo que la ciudad necesita ayuda del gobierno federal para ampliar el testeo al punto de poder contener el virus mediante esto y el rastreo de contactos. “Cuando obtengamos el apoyo real que necesitamos del gobierno federal y la capacidad adicional de laboratorio, podremos avanzar mucho más”, acotó.