El derrumbe en la madrugada de este domingo de una gruta en el interior del estado de Sao Paulo se saldó con la muerte de nueve de los diez bomberos que quedaron atrapados mientras hacían un entrenamiento.

“Fueron 9 muertos y una persona rescatada. No hay más víctimas en el lugar”, informó en Twitter el Cuerpo de Bomberos de Sao Paulo.

El parte anterior hablaba de tres muertos y seis desaparecidos. La identidad de las víctimas no fue revelada.

El accidente ocurrió pasada la medianoche, mientras un grupo de 28 bomberos e instructores realizaba un entrenamiento como parte de un curso dentro de la gruta “Duas Bocas”, localizada en una propiedad privada en el municipio de Altinópolis.

“El techo de la caverna cayó”, dejando parte del grupo atrapado, agregó.

En un principio, las autoridades informaron de que 15 bomberos habían quedado soterrados, pero luego redujeron el número a 10, de los cuales solo uno fue rescatado con vida y trasladado a un centro médico.

Otras cinco personas fueron heridas en el momento del derrumbe, pero no llegaron a quedar atrapadas. Todas fueron trasladadas al Hospital de Misericordia de Altinópolis y recibieron el alta poco después.

Operativo

En los trabajos de rescate que duraron todo el día, dificultados por la intensa lluvia, participaron 75 bomberos, con una veintena de vehículos, policías, varios efectivos de los equipos de emergencia sanitaria y perros rastreadores.

Dos helicópteros de la Policía Militar auxiliaron en el transporte a la gruta, en un lugar de muy difícil y con riesgo de nuevos desmoronamientos.