Nueva York,(EFE).-La ciudad de Nueva York está “peligrosamente cerca” de una “segunda ola” de la pandemia del coronavirus, según advirtió este lunes su alcalde, Bill de Blasio, tras varios días de claro aumento de los casos de la enfermedad.

Según las últimas cifras, el porcentaje de pruebas positivas -uno de los indicadores en los que más se fijan las autoridades locales- ha aumentado en los últimos siete días hasta superar claramente el 2 %.

La ciudad, que tiene más de 8 millones de habitantes, ha alcanzado varias veces en los últimos días la barrera de los 1.000 casos diarios, algo que no ocurría desde mayo.

“Podemos parar una segunda ola si actuamos inmediatamente, tenemos una última oportunidad”, insistió en una conferencia de prensa De Blasio, que pidió a los ciudadanos extremar las precauciones y no viajar durante el próximo periodo de fiestas.

El alcalde, sin embargo, no anunció por ahora ninguna nueva restricción para tratar de controlar los contagios, aunque según varios medios se están estudiando algunas, entre ellas la posibilidad de volver a cerrar el interior de bares y restaurantes.

El alcalde confió en que la ciudad logre evitar una gran segunda ola del virus, pues ello requeriría muchas más restricciones.

Tras ser un gran epicentro de la pandemia durante la primavera, Nueva York ha conseguido mantener bajo control la enfermedad durante meses, pese a la aparición de algunos brotes localizados.

De Blasio, sin embargo, aseguró que ahora se están viendo cosas que no se habían visto “en mucho tiempo”, con transmisión de la covid en hogares y en comunidades.

Estados Unidos, el país del mundo más golpeado por la pandemia, está a punto de llegar a 10 millones de casos confirmados del coronavirus y a 237.564 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.