Nueva York, (EFE).- El número de fallecimientos a causa del coronavirus en el estado de Nueva York ha descendido a 105, un mínimo no visto desde el pasado 20 de marzo, cuando la pandemia apenas empezaba a golpear la región, algo que ha llevado a las autoridades de la ciudad de Nueva York a plantearse adelantar la reapertura a principios de junio.

“Ya hemos superado la montaña, tanto literalmente como en el sentido figurado”, dijo el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en su rueda de prensa diaria, en la que concretó que ayer miércoles fallecieron por coronavirus 105 personas, un descenso desde los 112 del día anterior y el mismo número que se vio hace dos meses.

El gobernador habló además de un declive en hospitalizaciones diarias hasta las 246 desde las 295 del día anterior y una caída también en el número de intubaciones necesarias.

REAPERTURA DE LA GRAN MANZANA

Las buenas cifras han llevado al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, a hablar sobre una posible reapertura de la Gran Manzana a principios de junio, cuando antes había hablado de mediados de mes.

En todo caso, “todo está apuntando a la primera mitad de junio”, afirmó De Blasio, que dijo que la vuelta a la actividad de Nueva York podría suceder entre el 1 y el 15 de junio “de acuerdo con las cifras que se tienen hoy».

“Daremos más información en los últimos días de mayo”, señaló el alcalde, que subrayó sin embargo la pandemia ha venido con muchas situaciones imprevistas, por lo que las fechas podrían cambiar. “No nos vamos a dormir en los laureles ni asumir que tenemos una bola de cristal”, aseveró.

LOS COLEGIOS DE VERANO NO

ABRIRÁN Mientras, el número de casos de inflamación múltiple en niños, que se ha relacionado con las infecciones de coronavirus, se sitúa en 157 en todo el estado, lo que ha llevado a Cuomo a anunciar este jueves que este año no se abrirán las puertas de los centros escolares de verano.

“Los hechos siguen cambiando con esta enfermada”, afirmó el gobernador, que recordó que inicialmente se pensó que el coronavirus no afectaba a los menores hasta que empezaron a detectar recientemente casos de inflamación del sistema en niños que daban positivo en las pruebas del virus.

“Yo no enviaría mis hijos a un campamento de día, y si yo no lo haría, no puedo pedir a ningún padre que lo haga”, agregó Cuomo, que señaló asimismo que no se tomará una decisión sobre la reapertura de los colegios en septiembre hasta poco antes de la fecha, “cuando se tengan todos los hechos más recientes». LAS

PLAYAS ABREN PARA ALGUNOS NEOYORQUINOS

De cara al fin de semana largo que se disfrutará en EE.UU. con el Día de los Caídos el próximo lunes, Cuomo confirmó la apertura de las playas del estado de Nueva York, aunque a una capacidad máxima del 50 por ciento, que el gobernador cree que se alcanzará para las «10 u 11 de la mañana” durante este puente.

En algunas zonas, como Long Beach, a donde suelen acudir muchos de los ciudadanos de la Gran Manzana, podrán acudir sólo los residentes de la zona que compren un pase. La ciudad de Nueva York, sin embargo, continuará con el cierre de sus playas decretado por De Blasio.

“No se va a nadar, no habrá vigilantes trabajando, no habrá reuniones, no habrá deportes, vamos a ser muy prudentes. No queremos grandes cantidades de gente en el metro. No voy a alentar a la gente a que viaje demasiado”, aseveró el alcalde.

NUEVOS SERVICIOS

Por otro lado, Cuomo habló este jueves de una nueva operación de rastreo que se llevará a cabo en Nueva York para todas las nuevas infecciones, a la vez que subrayó la efectividad de los equipos de protección, que han llevado a que los trabajadores de los servicios esenciales hayan registrado de media menos infecciones que el resto de la población, como revelan el elevado número de tests de anticuerpos que se han estado llevando a cabo. Por ejemplo, sólo el 12,2 por ciento del personal del sistema sanitario de salud de Nueva York resultaron infectados, frente al 19,9 por ciento de la población general de la ciudad.

“Es una prueba de que estos equipos de protección funcionan”, dijo Cuomo, que anunció asimismo una línea telefónica a la que podrán llamar los ciudadanos para denunciar a sus empleadores si no les proporcionan con el material suficiente como para poder volver a sus puestos de trabajo de manera segura.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, más de 356.000 personas han resultado contagiadas de coronavirus en el estado de Nueva York, considerado el epicentro de la pandemia, donde se han registrado además más de 28.600 muertes. Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia, con 1.551.853 contagios y 93.471 fallecidos.