Los cuerpos de los dominicanos fallecidos de coronavirus en la ciudad de Nueva York están siendo sepultados en fosas comunes por las autoridades sanitarias de esa ciudad, para prevenir aún más la expansión y contagios de personas con el virus.

De acuerdo con datos suministrados, se estima que cerca de 200 criollos habrían fallecido en esa ciudad afectados de coronavirus.

La información fue confirmada por el director de comunicación corporativa de la empresa Aeropuertos Dominicanos XXI (Aerodom), Luis López, quien aseguró que por el área de carga del aeropuerto Las Américas, que es el lugar por donde se reciben los cadáveres, no ha sido trasladado cuerpos de criollos fallecidos en Estados Unidos por la enfermedad.

“Nosotros tenemos entendido que las autoridades sanitarias de Nueva York, lo que están haciendo es enterrando a esos cuerpos en fosas comunes, de manera provisional”, enfatizó.

Explicó que regularmente los restos de los dominicanos que mueren en el extranjero son recibidos por personal de la funeraria Blandino, que se encarga del manejo de los trámites para el traslado y los actos fúnebres a su llegada a la República Dominicana.

“Ellos me comunicaron que no han recibido ni un solo cadáver de los dominicanos que han fallecido en Nueva York y otras ciudades de Estados Unidos. Ni que habían recibido ninguna notificación previa de familiares sobre arribo cuerpos de parientes”, sostuvo.

Aclaró sin embargo, que los restos de criollos que han fallecido de otras causas si están siendo traídos al país, desde diferentes países. Pero que los decesos por causa del referido virus no están siendo trasladados.

De acuerdo con los datos suministrados, los cuerpos de los criollos muertos por Coronavirus han sido sepultados en fosas comunes en la isla de Hart, ubicada en el extremo noroeste de la Gran Manzana.

Ese lugar ha sido utilizado desde hace más de cien años para dar sepultura a cadáveres sin reclamar por los familiares, y ahora incluirá también a fallecidos por el COVID-19 que estén en esa misma situación.

En los últimos días el estado ha registrado un importante número de personas muertas por la pandemia. Epidemiólogos de servicios en el aeropuerto Las Américas, detallaron el peligro que representa para un médico epidemiólogo el proceso de embasamiento de cadáveres infectado de ese virus.

Indicaron que es una medida atinada tanto de las autoridades sanitarias de la ciudad de Nueva York, como de Salud Pública de República Dominicana, impedir el proceso de preparación de los cuerpos fallecidos y su repatriación al país.

“Estos sería un foco terrible de contagios y de contaminación con el virus”, expresaron dos expertos epidemiólogos que dijeron no tienen autorización para hablar con los medios de prensa.

Actualmente las morgues de los hospitales de la ciudad están repletas de cuerpos y para su conservación han tenido que habilitar furgones refrigerados frente a las instalaciones de los centros de salud y así evitar que éstos de descompongan.

Desde los hospitales los cuerpos son trasladados a los cementerios y otros a fosas comunes de manera provisional. Sin que sus familiares puedan asistir a su funeral y de esa manera dale el último adiós, como es costumbre.

Una fuente consular en la ciudad de Nueva York, que prefirió mantenerse en el anonimato explicó que la mayoría de los familiares de los fenecidos no acuden a los hospitales a retirar los cadáveres al recibir la noticia de su deceso de los hospitales por temor a contagiarse con el virus.

Alega que éstos mejor prefieren que sean las autoridades sanitarias de la ciudad quienes los sepulten. La misma fuente reveló que extraoficialmente podría sobrepasar los doscientos dominicanos fallecidos por los estragos de la pandemia solo en la ciudad de Nueva York.

Listín Diario