Propietarios de pequeños negocios ubicados en Santo Domingo Este se quejaron este lunes de que la factura del servicio eléctrico se mantuvo invariable el pasado mes de marzo, pese a que llevan desde el inicio del estado de emergencia cerrados.

Jensy González, dueña de un gimnasio en el sector Alma Rosa, calificó como un abuso el hecho de que regularmente paga RD$6,000 mensuales de electricidad y que la factura del mes pasado llegara cerca de ese valor, cuando estuvo cerrada desde el pasado 15 de marzo.

González criticó que, a pesar de no estar produciendo, debido a que el negocio está cerrado, tiene que buscar el dinero para pagar la factura a la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDEEste).

“Mi negocio depende 100 por ciento del cliente, no es que yo tenga otras entradas. Si el cliente no me paga, yo no produzco. De verdad que es un abuso”, declaró.

En tanto, Pulio Pacheco, propietario de una óptica ubicada en El Almirante, indicó que a pesar de cerrar desde el primer día de ordenada la suspensión de actividades no vitales, la factura eléctrica le llegó del mismo monto que lo habitual.

Declaró que el pasado mes la factura le llegó por encima de los RD$300, aunque aclaró que regularmente paga entre ese monto y RD$600 por el servicio.

La EDEEste fue consultada al respecto y quedó de responder a las denuncias realizadas por los pequeños empresarios, sin embargo, aún continuamos esperando las respuestas.

La dueña de un salón, en San Pedro de Macorís, quien quiso mantener el anonimato, reconoció que hubo una ligera rebaja en su factura, que por lo regular es de RD$400 y que el pasado marzo le llegó por encima de RD$300.

Sin embargo, manifestó que “en lo que va de la cuarentena no he prendido ni un bombillo, hasta la semana pasada, que empecé a recibir una y dos personas por día, por lo que debería estar menos de los 300 pesos”.

Fuente: Diario Libre