Puerto Príncipe, 12 jun (Prensa Latina) Con seis nuevas muertes, las personas que pierden la vida por la Covid-19 en Haití continúan en aumento y hoy suman 64, mientras se confirmaron hasta la fecha tres mil 941 enfermos.

También en este apartado, el departamento Oeste, donde se sitúa esta capital, lidera las cifras con 37 fallecidos, casi el 58 por ciento del total, y más del 80 por ciento de los casos confirmados.

Según expertos, Haití aún está lejos del pico de la pandemia, mientras aún impera la negación por parte de la población y la poca percepción de riesgo, que preocupa a las autoridades sanitarias.

El primer ministro Joseph Jouthe, reconoció que la reacción de la población “es nuestra principal preocupación, ahora que la infección está empezando a evolucionar”.

En la última semana aumentó un 70 por ciento los casos confirmados de Covid-19 y sumaron 14 muertes, sin que apenas se registren recuperados.

Negación a adoptar medidas de prevención

No obstante, Jouthe estima que la incredulidad de los primeros días ya comenzó a retroceder y la mayoría de los ciudadanos reconoce que la pandemia existe, aunque permanece el reflejo de negación a adoptar las medidas de prevención.

Admitió, además, que el Estado debe desempeñar su papel facilitando el acceso al agua potable, y la educación de los principios de higiene, lo antes posible.

“La mejora de las estructuras sanitarias y la reestructuración del sistema de salud es una prioridad”, aseguró el titular a la plataforma digital Haiti Press Network.

Desde mediados de marzo permanece vigente el estado de emergencia sanitaria, que contempla el cierre de escuelas, aeropuertos, empresas, además de un toque de queda nocturno, prohibición de reuniones de más de cinco personas y la obligación de portar mascarillas en lugares públicos.

Sin embargo, el confinamiento instaurado en otros países es difícil de establecer en Haití, donde domina la economía informal y muchas personas viven hacinadas en barrios vulnerables.