Todos lo conocían como el “Comandante Cero”, el líder guerrillero nicaragüense que luchó contra la dictadura de Anastasio Somoza hijo, y cuya valiente acción contra el asalto al Palacio Nacional de Nicaragua, fue clave para el derrocamiento de la dictadura.

En la Operación Chancera, el 22 de agosto de 1978, Edén Atanacio Pastora Gómez se disfrazó de soldado de la Guardia Nacional, junto a otros 25 sandinistas. El nombre de “Comandante Cero” viene de los seudónimos de los que encabezaron la operación. Hugo Torrez era el “Comandante Uno” y Dora María Téllez era la “Comandante Dos”.

Nacido en Ciudad Darío, Matagalpa, sufrió la muerte de su padre durante la dictadura de Anastasio Somoza padre y tuvo la oportunidad de estudiar con los Jesuitas, convirtiéndose luego en líder de un movimiento que defendía a los campesinos y a los indígenas nicaragüenses, en el sur del país, que luego se sumaría al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Luego de la victoria de los sandinistas, Pastora fue designado viceministro de Defensa y jefe nacional de las Milicias Populares Sandinistas (MPS), antes de romper con el sandinismo, decepcionado con los líderes que incumplieron sus promesas con el pueblo. Para el año 2010, trabajó para el gobierno de Daniel Ortega.

El 16 de agosto de 1982, Pastora visitó República Dominicana, donde fue recibido por el presidente de entonces, Salvador Jorge Blanco. La prensa de la época no detalló la razón de la visita, pero el líder del PRD, José Francisco Peña Gómez, aclaró que ni el PRD ni el gobierno formalizaron la invitación.

Listín Diario