Un estadounidense murió ahogado en la madrugada del sábado al caer a una piscina de un hotel en Bávaro.

Steve Nelson Moreno, de 37 años, era tetrapléjico y se movía en una silla motorizada. Pasó la velada compartiendo con otros huéspedes y luego se retiró.

El legista actuante explicó que murió como consecuencia de ahogamiento por sumersión, al caer con su silla a la piscina accidentalmente.

El cuerpo fue entregado a unos familiares que le acompañaban en sus vacaciones. DIARIO LIBRE