El Ensanche Quisqueya se ha convertido en un “amplio taller de mecánica, pintura y desabolladura”, dicen sus moradores. Ante la situación que les ha robado la paz y la seguridad, estos apelan a las autoridades del Ayuntamiento del Distrito Nacional y del Ministerio de Medio Ambiente para que vayan en su auxilio.

Calles como la conocida 18, la Respaldo 19, la Doctor Defilló, la Pedro Albizu Campos, La Bohechío, Carmen de Mendoza y muchas otras más están copadas de talleres de mecánica, pintura y desabolladura, de otros tantos negocios ambulantes. No hay aceras para caminar, las viviendas están perdiendo su valor, y lo más importante, la salud de los residentes en el lugar se ve cada vez más afectada por los talleres de pintura.

“Usted no se imagina lo que estamos pasando los que vivimos en el Ensanche Quisqueya. Esto se ha arrabalizado, no es ni la sombra de lo que era, no se puede caminar ni respirar, y a quienes ponen sus negocios, no se les puede reclamar porque lo que quieren es darle golpe a la gente”, dice una señora que vive en la Respaldo 19, paralela a la Doctor Defilló.

Asegura que ya ha habido varios problemas por esta situación y temen que la cosa se siga poniendo más violenta. “Hemos hecho carta, hemos denunciado la situación y no vienen en nuestro auxilio. Tal vez cuando se arme un lío de muerte, vienen a resolver”, cuenta la señora que también se queja de que hay miles de ‘dealer’ de vehículos que han cogido las aceras y las calles de lado y lado, de parqueo.

Están confiados en que la alcaldesa Carolina Mejía y el ministro Orlando Jorge Mera atenderán su llamado e intervendrán el sector para que vuelva a ser lo que era. “Es una situación insostenible y, que de no ser resuelta por el Ayuntamiento y Medio Ambiente, la presentaremos al presidente Luis Abinader para que nos ayude con este problema.

De tampoco encontrar respuesta, nos veremos obligados a tirarnos a la calle porque ya no aguantamos más”, sostiene otro de los moradores que, al igual que sus vecinos, no se atreve ni a dar su nombre por el peligro que representa para ellos denunciar esta situación que a nadie parece interesar.

Coinciden en resaltar que el Ensanche Quisqueya está en el olvido. No tiene una calle que sirva por la misma situación de deterioro a la que le han llevado los talleres y todos los negocios ilícitos que han puesto en todas sus vías, donde también hay vehículos que tienen años abandonados, sobre todo en la Respaldo 19. “Es importante que sepan, que en esos vehículos los delincuentes encuentran un espacio para atracar y cometer muchos delitos”, destacan.

También se quejan de los ruidos que se hacen durante todo el día, sobre todo el famoso “Bolsillo”, donde no hay hora ni día para hacer fiestas, comentan a la vez que reiteran su llamado a las autoridades para que rescaten un sector como el Quisqueya donde viven tantas familias. EL NUEVO DIARIO