Hasta el momento 95 personas han muerto intoxicadas por consumo de metanol, de un total de 248 afectados por la sustancia.

El dato lo ofreció el ministro de Salud, Daniel Rivera, quien dijo que inmediatamente la persona consume la bebida adulterada comienza a sentir los efectos.

“El paciente sabe que inmediatamente toma la bebida no necesita mucho. Desde el primer trago siente un calor enorme, dolor de estómago, dolor de cabeza… eso no lo hace una bebida común”, dijo.