El presidente electo. Luis Abinader, confirmó lo que había anunciado su esposa, Raquel Arbaje, que en su próximo gobierno no habrá Despacho de la Primera Dama.

Tras salir de su encuentro, a solas, con el presidente actual Danilo Medina, Abinader habló de que encabezará la comisión de mando de transición y después habrá otras dos comisiones, una de protocolo y evaluación de personal.

Garantizó que “todos los programas que hay en ese Despacho (de la Primera Dama)” continuarán, pero en los organismos pertinentes que les correspondan y que los detalles se darán a conocer luego a los medios, con los que habrá una comunicación fluida.

“Hay muchos programas de esos que pueden depender de algunos ministerios y de la Presidencia,” dijo.

Raquel Arbaje argumentó, al anunciar la desaparición de esa institución, creada en el gobierno de Hipólito Mejía (2000-2004), que no deseaba manejar fondos públicos, “porque una esposa de un presidente) no ha sido elegida por el pueblo”.

Agregó que sería canalizadora, veedora y madrina de planes, junto a determinados ministerios. “No me quedaré sentada”, respondió a un usuario que expresó estar de acuerdo con que el despacho continúe operando, pero no con fondos públicos.

El Despacho de la Primera Dama maneja más recursos del presupuesto nacional que varias instituciones gubernamentales a la vez.

Diario Libre