La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó hoy más de 80.000 nuevos casos globales de COVID-19, por lo que la cifra global de contagios asciende a 3,26 millones, sin que la gráfica diaria muestre indicios de ralentización a nivel mundial, aunque si la haya en Europa, la región más afectada.

Desde el 1 de abril, la cifra de nuevos casos diarios reconocidos por la OMS se mantiene en la franja de entre 70.000 y 90.000 casos nuevos por jornada, y aunque los contagios se han reducido en el Viejo Continente siguen en ascenso en regiones como América, sureste asiático, África u Oriente Medio.

Los fallecidos en el planeta son más de 229.000, después de que la OMS contabilizara hoy 5.000 nuevas muertes, un indicador que sí parece en lento descenso.

El 30 de abril se disparó a casi 10.000 fallecimientos en un sólo día, una cifra récord pero distorsionada por el hecho de que el Reino Unido reportó de golpe más de 4.000 decesos en sus geriátricos registrados en jornadas anteriores y que aún no había contabilizado.

Europa se mantiene como la región más afectada, muy cerca ya del millón y medio de infecciones, seguida de cerca por América (1,34 millones) mientras que a mayor distancia se sitúan Oriente Medio (194.000 casos), Asia Oriental y Pacífico (150.000), sureste asiático (60.000) y África (27.000).

Los pacientes recuperados a nivel global, que superaron el viernes la barrera del millón, ascienden hoy a 1,09 millones, mientras que los enfermos en estado grave o crítico ascendieron ligeramente hasta 51.000. EFE