La ONU lanzó el viernes una iniciativa mundial “histórica” para acelerar la producción de vacunas, tratamientos y tests de diagnóstico contra el nuevo coronavirus y garantizar un acceso equitativo a ellos.

Este proyecto, presentado durante una conferencia de prensa virtual, reúne a numerosos países, entre ellos Francia y Alemania, organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), empresas privadas, así como la fundación Bill y Melinda Gates, uno de los primeros financiadores de la OMS.

“Es una colaboración histórica para acelerar el desarrollo, la producción y la distribución equitativa de vacunas, de tests de diagnóstico y de tratamientos contra la COVID-19”, explicó el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Nuestro compromiso común es garantizar que todos tengan acceso a todos los instrumentos destinados a derrotar la COVID-19”, añadió.

Concretamente no se precisó el mecanismo de cooperación que deberá adoptarse en el marco de esta iniciativa.

Respecto al paquete financiero, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, supervisará el 4 de mayo una conferencia de donantes cuyo objetivo es recaudar 7.500 millones de euros (8.100 millones de dólares).

Igualmente, participaron en la conferencia de prensa el presidente francés, Emmanuel Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, los jefes de los gobiernos italiano, Giuseppe Conte, y español, Pedro Sánchez.

China, donde surgió el nuevo brote de coronavirus en diciembre, y Estados Unidos, epicentro actualmente de la pandemia con casi 50.000 muertos y 900.000 contagios, no estaban sin embargo presentes en la reunión.

En un momento en el que Washington acusa a Pekín de haber tardado en prevenir al resto del mundo de la aparición del virus, Macron dijo que esperaba “reconciliar[les]” alrededor de esta iniciativa. “La lucha contra la COVID-19 es un bien común de la humanidad”, declaró.

La pandemia ha causado ya más de 190.000 muertos en el mundo y 2,7 millones de personas han resultado oficialmente contagiadas, según el recuento de la AFP.

Una vacuna para todos

Vencer la pandemia de nuevo coronavirus exige “el esfuerzo de salud pública más masivo de la historia”, advirtió por su parte el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

“El mundo necesita desarrollar, producir y garantizar una distribución equitativa” de vacunas y tratamientos cuando estén disponibles, “no una vacuna o un tratamiento para un país o una región o la mitad del mundo, sino una vacuna y un tratamiento baratos, seguros, efectivos, que se pueda administrar fácilmente y disponible universalmente, para todos, en todas partes”, insistió.

El foco de preocupación está en los países más pobres que no tienen los medios financieros de competir con los más ricos para adquirir existencias de vacunas, medicamentos o lotes de diagnóstico.

Esta desigualdad se ha visto ya durante anteriores epidemias y “no podemos aceptar que esto se reproduzca” ante la crisis actual, avisó el director de la OMS.

A este respecto, “África es extremadamente vulnerable a los daños del virus y necesita todo el apoyo y la asistencia posibles”, recordó el presidente en ejercicio de la Unión Africana, el sudafricano Cyril Ramaphosa.

El presidente de la Alianza para las Vacunas (Gavi), Seth Berkley, señaló que “sin vacuna, la COVID-19 nunca será vencida”.

En una rueda de prensa celebrada más temprano el viernes, se declaró “optimista” sobre las perspectivas de desarrollar una vacuna, pero se mostró prudente en cuanto a la fecha.

“Si realmente tenemos suerte”, podría haber una vacuna en el mercado en 12 o 18 meses, cuando normalmente hay que contar con varios años de investigación, de ensayos clínicos y de producción, según Berkley.