La docencia en el venidero año escolar será de cuatro horas por día y las clases no deberán exceder los 30 minutos, a fin de que el estudiantado nacional no se agote producto de la modalidad virtual.

El nuevo modelo educativo, que por sí solo se plantea como revolución en el modelo formativo nacional, buscará un balance entre la virtualidad que representarán las computadoras que facilitará el Gobierno y la conexión diaria con la televisión y las emisoras de radio, como medios principales para la emisión de los contenidos.

El ministro de Educación, Roberto Fulcar, habla de un año escolar de 2.8 millones de estudiantes, entre el servicio público y privado, que contará con la asistencia y guía de unos cien mil maestros.

El primer gran paso del actual Gobierno, definido por Fulcar con la primera gran transacción económica de las nuevas autoridades, consiste en la compra de los equipos a ser suplidos al estudiantado nacional: serán 2.7 millones de equipos electrónicos.

Esos 2.7 millones de equipos serán entre laptops, para los profesores; tabletas, para los estudiantes de primaria y netbooks, para el colectivo de secundaria.

Para adquirir esos equipos, y contando la adecuación de los planteles escolares, el Gobierno destinará unos 30 mil millones de pesos.

“Esa es una cantidad de dinero muy tentadora, y ustedes saben lo que ha sucedido en el país históricamente. Deseamos que sea absolutamente transparente y le pedimos al PNUD que nos acompañe”, dijo Fulcar al participar del Desayuno del Listín.

Desde hoy jueves se comienza la entrega de los equipos a los profesores con unos 70 mil equipos que encontraron de las autoridades salientes más cerca de 10 mil que ha prometido la Junta Central Electoral, de los utilizados en el pasado proceso electoral.

El proceso que transitará el modelo educativo dominicano será el siguiente: primero el proceso de compra de los equipos, con un proceso de licitación y el acompañamiento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que lleva el reto de ir contra el tiempo para sortear los escollos del mercado.

Aquí surge lo que el ministro Fulcar cita como las variables que no controlan. “La variable de los equipos no los controlamos, va a depender de la disponibilidad del mercado, la licitación, traslado al país, insertar los formatos y luego la distribución”.

El tema del mercado surge “porque ningún suplidor tiene dos millones de equipos en almacén”, explica el ministro. Para esos fines el PNUD va haciendo un rastreo a nivel mundial para determinar quién tiene equipos disponibles a venta, dónde y si responden a las especificaciones que busca el Gobierno dominicano.

En la medida en que esas variables vayan teniendo respuesta el ministerio sabrá qué porcentaje del estudiantado se sumará a las clases de manera virtual y cuál otro lo hará a través de radio y televisión, los medios masivos que impulsarán este año escolar.

Saber eso también dependerá de que se logre la mayor conectividad en el país, justo el mismo día en que el presidente del Instituto de las Telecomunicaciones (Indotel), Nelson Arroyo, reconoció los serios problemas de conexión que hay en el país, que obligarían a depender más, en principio, de los medios masivos tradicionales.

Los estudiantes recibirán un cuadernillo impreso que llevará el contenido producido para radio, televisión e internet, “que será como un cuaderno de trabajo”, explica la viceministra Ligia Pérez.

Ese cuaderno de trabajo llegará a los estudiantes para que sea llenado junto a toda la familia, sobre todo en los temas que involucran a los niveles inicial y de primaria, que necesitarán de un acompañamiento cercano de los tutores de los alumnos.

En el caso de los estudiantes de secundaria, como una manera de generar empatía y llamar su atención, el sistema virtual incluirá la creación de avatars para los maestros, desde donde recibirán las clases.

Las clases llegarán a los estudiantes dominicanos a través de 12 canales de televisión nacionales (uno adicional para maestros). En el caso de la radio, las emisoras funcionarán como replicadoras del contenido y aun no se tiene cuantificadas cuántas participarían del proceso, aunque el ministerio cuenta con la disposición de la Asociación Dominicana de Radiodifusores (Adora) para cubrir sus necesidades.

En el caso de los estudiantes del nivel inicial, las autoridades trabajan en la búsqueda de un horario que sea cómodo para que tengan el acompañamiento de sus padres.

En el caso de los hogares que tienen a varios estudiantes, en cursos distintos, la solución que prevé el ministerio es que los contenidos educativos se pasen en diferido en los canales de televisión y las emisoras de radio, a modo de que nadie se quede fuera del adiestramiento.

Seguridad

El ministro Fulcar adelantó que trabajan en garantizar el uso adecuado de los equipos para que los accesos de los estudiantes no sean usados para tráfico de niños o antivalores. “En eso trabajamos para poner los controles. No se pueden usar los minutos de conectividad para la madre ver la telenovela. Trabajamos en el establecimiento de controles”, dijo.

Listín Diario