Como parte de la agenda llevada a cabo en la región Norte del país para prevenir la siniestralidad vial vinculada a la conducción bajo los efectos del alcohol, el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), y la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT), desarrollan la jornada de concienciación a San Francisco de Macorís, provincia Duarte.

El itinerario en la citada demarcación está compuesto por una ruta en los medios de comunicación para explicarle a la ciudadanía de qué se trata la iniciativa #TómateloenSerio, cómo se implementan los operativos de pruebas de alcoholemia a nivel mundial y los aspectos de la Ley 63-17 de Movilidad, Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial que sustentan ese programa.

Asimismo, un equipo técnico y profesional de ambas instituciones realizan activaciones educativas en la Universidad Nordestana, plazas comerciales, parques y otros espacios públicos.

Recientemente la jornada se realizó en la ciudad de Santiago de los Caballeros y visitaron el recinto universitario de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (CURSA-UASD), la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), y Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA) y la Universidad Organización y Método (O y M).

Asimismo, la ruta contempla para los próximos días O y M y CURA-UASD en Puerto Plata, así como la Universidad Católica del Cibao (UCATECI) y la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), en La Vega.

Desde el mes de junio el INTRANT y la DIGESETT iniciaron la acción educativa en Santo Domingo en lo que se comprende como una primera etapa que no conllevará multas, sino que busca educar a los ciudadanos antes de implementar las sanciones que dicta la Ley 63-17 sobre conducir bajo los efectos del alcohol.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países que llevan estadísticas, del 33% al 69% de los conductores que sufrieron lesiones mortales y entre el 8% y el 29% de los conductores que sufrieron traumatismos no mortales, habían consumido niveles de alcohol prohibidos por la ley antes del incidente.

Para implementar de los puestos de revisión, la institución conjuntamente con la (DIGESETT), han realizado un arduo proceso de todo un año de entrenamiento y capacitación técnica y metodológica, de la mano del Instituto de las Naciones Unidas para la Formación Profesional y la Investigación (UNITAR), la IARD, organismo que donó los alcoholímetros y el Centro Internacional de Formación de Autoridades y Líderes (CIFAL).

De igual modo, forman parte del entrenamiento la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la policía de Búfalo, New York y la policía del estado de Yucatán, México.

También, un equipo de profesionales del INTRANT y agentes de la DIGESETT fueron entrenados en la ciudad de Mérida, México, en el Programa Educativo de Alto Impacto en Seguridad Vial para la Aplicación de Pruebas de Alcoholemia por parte del Sr. Othón Sánchez, encargado del entrenamiento a la policía mexicana en el programa ´´Conduce Sin Alcohol´´.

La ley 63-17 establece en sus artículos 256 y 261 que: “Se prohíbe a los conductores de vehículos ingerir bebidas alcohólicas mientras transitan por las vías públicas o conducir en estado de embriaguez” y que “los agentes de la Digesett podrán realizar esta prueba a peatones y a conductores, de manera aleatoria, así como cuando el ciudadano muestre indicios de estar bajo los efectos del alcohol”.