El ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez, informó este jueves que a través de la Dirección de Control de Bebidas Alcohólicas (COBA) y de la propia Policía harán cumplir las disposiciones anunciadas por el presidente Luis Abinader para contrarrestar el aumento de los casos de COVID-19.

El funcionario manifestó que serán más estrictos con los chequeos de lugares donde se aglomeran personas.

Hoy, jueves inicia un nuevo horario de toque de queda en el Gran Santo Domingo, a partir de las 8:00 de la noche y hasta las 5:00 de la mañana, restricción que se implementará todos los días por dos semanas consecutivas. El decreto que dispone la medida prohíbe también el consumo de alcohol después de las 5:00 de la tarde en comercios y espacios de uso público.

Indicó que el COVID-19 es un asunto de conciencia ciudadana porque por más esfuerzos que haga el Gobierno, si la gente no pone de su parte, es más difícil eliminar la pandemia.

“Yo no le puedo poner un policía permanentemente detrás de usted para que usted cuide su vida y la de su familia, es usted que tiene que hacer conciencia de que debemos mantener los niveles de distanciamiento, el uso de mascarilla y otras medidas de higienización”, dijo.

Insistió en que es una responsabilidad de todos los ciudadanos porque el Gobierno está cumpliendo con su parte y cada persona debe preguntarse si está cumpliendo con su responsabilidad.

Indicó que hay gente que no valora el esfuerzo que se está haciendo para proteger la salud con las compras de vacunas, al rechazar inocularse.

Dijo que la irresponsabilidad de muchos es tan grande, que un amigo suyo se puso su vacuna y al otro día lo encontró tomando alcohol.

“Somos un país privilegiado porque tenemos un presidente que se ha dedicado a hacer todo el esfuerzo para vacunar a sus ciudadanos ¿y por qué no acudimos a vacunarnos si se ha demostrado que lo único que para en seco esta enfermedad es la vacuna”, enfatizó Vásquez. DIARIO LIBRE