Santo Domingo. El repunte del petróleo ha durado demasiado tiempo tras seis semanas de ganancia, pero sus precios siguen inestables y la incertidumbre continúa afectando las decisiones del mercado al temerse una nueva oleada de infecciones por coronavirus. Las preocupaciones en torno a un déficit de demanda han superado el optimismo en torno a las restricciones de la producción que propiciaron al mercado su notable período de seis semanas al alza. Los analistas dicen que hay preocupación por una segunda oleada de casos de COVID-19 en lugares como Estados Unidos o Pekín, donde ha habido rebrotes que seguramente atraerán la atención de los mercados al menos en el corto plazo.

La recuperación del mercado durante gran parte de mayo y principio de junio estuvo parcialmente vinculada a la estabilización de las perspectivas de demanda, lo que podría verse desafiado si se produce otra ola significativa de casos confirmados. Hay temores y preocupaciones de una segunda oleada de contagio, justo cuando el primer brote de febrero parecía estar revirtiéndose tras dejar a su paso más de 1.8 millones infectados en Estados Unidos. Esta nueva oleada de infección podría conducir a más restricciones de la actividad diaria normal en algunos estados de Estados Unidos y en otros países que entran a la segunda fase de apertura y que acaban de empezar a recuperar algo de vida tras tres meses de confinamiento que casi paralizan la economía de esos países.

Hay que recordar que hubo un desplome de la demanda de crudo por el paro de las actividades en todo el mundo como consecuencia del coronavirus, causando una disminución de la demanda que llevo a los crudos de referencia a perder hasta el 75% de su valor respecto a la cotización de principios de 2020. Los analistas de la OPEP calculan que la demanda se desplomará este año en 9.1 millones de barriles, una caída inédita que deja el consumo mundial previsto para este año en una media 90.06 millones de barriles, una cifra muy lejos de los casi 100 millones de 2019. La OPEP prevé que al final del 2020, entre los países desarrollados la demanda de consumo de petróleo caerá en 5.2 millones de barriles diario, mientras que en los países emergentes y en desarrollo será de una inédita caída de 3.9 millones de barriles por día.

El incremento de los precios del crudo de referencia continúa poniendo presión al mercado local de los combustibles. Para la semana del 20 al 26 de junio, el MICM ha dispuesto que los combustibles se comercialicen con los siguientes precios:

Gasolina Premium se venderá a RD$201.10 por galón sube RD$3.10 por galón.
Gasolina Regular se venderá a RD$186.70 por galón sube RD$3.00 por galón.
Gasoil Regular se venderá a RD$139.80 por galón sube RD$3.90 por galón.
Gasoil Óptimo se venderá a RD$151.90 por galón sube RD$4.20 por galón.
Avtur se venderá a RD$109.40 por galón sube RD$1.90 por galón.
Kerosene se venderá a RD$133.00 por galón sube RD$1.90 por galón.
Fuel Oíl #6 se venderá a RD$ 94.80 por galón baja RD$2.20 por galón.
Fuel Oíl 1%S se venderá a RD$102.70 por galón baja RD$0.60 por galón.
Gas Licuado de Petróleo (GLP) se venderá a RD$105.40 por galón, mantiene su precio.
Gas Natural RD$28.97 por metro cúbico, mantiene su precio.

La tasa de cambio promediada es de RD$58.07 según sondeo realizado por el Banco Central.