La intención de cobrar el anticipo de un 17% de la primera placa a los vehículos y motocicletas importados han generado gran inquietud entre algunos comerciantes de automóviles, ya que se ha advertido de que, si se aplica esta medida, gran parte de los dealers desaparecerían de este mercado.

El presidente ejecutivo de la Asociación de importadores de vehículos usados (ASOCIVU) Angel Alberto Then, explicó de que, al aplicarse esta disposición para sacar la placa de algunos 100 vehículos, un importador tendría que disponer inmediatamente de 7 u 8 millones de pesos, sin garantía de que los recuperará.

Por la primera placa de un vehículo, un importador pagaría más de 76,000 pesos, según datos proporcionados por Then. Ese impuesto se cobra sobre el valor CIF, que incluye costo, seguro y flete del vehículo.

“Eso va a subir los precios, va a hacer que muchas empresas quiebren. Esta medida va a afectar la economía de todas esas personas que tienen que ver con nosotros y se van a reducir los ingresos fiscales del Estado porque vamos a poder importar menos”, advirtió el presidente de Asocivu, una organización que agrupa a más 200 dealers locales que importan alrededor de 18,000 unidades por año.

El presidente de Asocivu dijo que no tiene sentido pagar una placa por adelantado para almacenarla en una gaveta, hasta que se venda el vehículo. Con esta medida, agrega, el Gobierno podría lograr un efecto contrario porque, en vez de aumentar las recaudaciones, se reducirían, porque entre 20 y 30% de los dealers podrían desaparecer.

Fuente: Listín Diario