Este miércoles se conmemora el 18 aniversario de la muerte del expresidente de la República Joaquín Balaguer, el más enigmático de los líderes políticos de todos los tiempos, que supo gobernar la República Dominicana por 24 años, tanto en democracia como en dictadura.

Balaguer gravitó de manera decisiva por más de medio siglo en la política dominicana y en sus últimos gobiernos estaba ciego y prácticamente inválido.

Llegó a la longevidad reverenciado por sus contrarios políticos que acudían a su residencia, ubicada en la avenida Máximo Gómez 25, en busca de consejos, tantos presidentes, políticos de oposición o líderes parlamentarios.

Su muerte se produjo la madrugada del 14 de julio del 2002, tras diez días de internamiento a causa de una úlcera sangrante y su cortejo fúnebre fue un acontecimiento casi de carácter nacional.

VIDA COMPROMETIDA CON EL ESTADO. Balaguer fue ensayista, poeta, escritor político, estadista, líder político, déspota, caudillo y un cortesano de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo.

Tuvo la astucia de perpetuarse en el poder tanto por medios de elecciones libres, como cuestionables, lo que le permitió ser el político que gobernó más veces en el país, saliendo del poder, enfrentando el exilio y retornando al mando.

Esto le valió para ser presidente de la RD constitucionalmente en los periodos 1960-1962, (ocaso de la dictadura de Trujillo). En el 1962 también ocupó la presidencia de manera provisional al encabezar el Consejo de Estado. Gobernó en la era de los 12 años, 1966-1978, caracterizada por represión militar y policial y persecuciones políticas, y la época de los 10 años 1986-1996.

La única vez que propició una reforma a la Constitución fue motivada por la firma del Pacto por la Democracia, que redujo dos años a su último mandato 1994-1994.

Durante la época de Trujillo se desempeñó como secretario de la Legación Dominicana en Madrid (1932-1935), subsecretario de la Presidencia (1936), subsecretario de Relaciones Exteriores (1937), embajador extraordinario en Colombia y Ecuador (1940-43 y 1943-47), embajador en México (1947-1949), secretario de Educación (1949-1955) y secretario de Estado de Relaciones Exteriores (1955-57).

LEGADO. Balaguer fomentó el desarrollo de la infraestructura urbana del país mediante la construcción masiva de avenidas y edificaciones, presas, represas, canales de regadíos y contra embalses más importantes del país.

Sus obras fueron levantadas a escala nacional con ahorro interno.

Es también considerado “padre de la infraestructura agraria del país”, fomentando en todo el país la denominada “Reforma Agraria”, que se basó en el reparto de tierra para campesinos a los que también le facilitó canales de rego y viviendas.

Cultivó una cultura paternalista del Estado de entregar dádivas a pobres, muchas de las cuales tenían un trasfondo electoral.

PADRE DE LA DEMOCRACIA. Balaguer fue declarado por el Senado de la República “Padre de la Democracia”, paradójicamente auspiciado por legisladores que fueron sus archienemigos políticos, pertenecientes al Partido Revolucionario Dominicano.

La iniciativa fue promulgada por el entonces presidente de la República, Hipólito Mejía, quien acudía frecuentemente a la residencia de Balaguer en busca de consejos.

Fue Balaguer quien impidió el ascenso al poder del líder histórico del PRD, José Francisco Peña Gómez, mediante el Frente Patriótico, dando paso a Leonel Fernández ganar las elecciones del 1996.

Balaguer fue quien abolió el Partido Dominicano, de la familia Trujillo, permitió la entrada al país del Partido Revolucionario Dominicano y la formación de la Unión Cívica y otras organizaciones a raíz de la muerte del tirano.

ADMIRADO POR EXPRESIDENTE EEUU. La fama de Balaguer alcanzó ribetes internacionales y logró la admiración de dos carismáticos presidentes estadounidenses: Ronald Reagan y Jimmy Carter.

Lo felicitó, al ser designado “Padre de la democracia”: “El presidente Balaguer ha sido un ejemplo para todos los líderes en esta nación y su gente, que lejos de un gobierno totalitario, lleva al país cada vez más la democracia”.

Ronald Reagan una vez dijo: “El presidente Balaguer ha sido una fuerza impulsora en todo el desarrollo democrático de su país. En 1966 llevó el retorno de la democracia a la República Dominicana después de años de incertidumbre política y agitación. En efecto, él es, en muchos sentidos, el padre de la democracia dominicana”

PERPETUAR SU NOMBRE. El aeropuerto del Higüero lleva el nombre de Joaquín Balaguer, la principal avenida de su natal Navarrete.

El Parque Mirador Sur también lleva el nombre Parque Presidente Joaquín Balaguer.

Recientemente el senado de la Republica Dominicana aprobó el proyecto de ley que nombra el teleférico de Puerto Plata como “Teleférico de Puerto Plata, Dr. Joaquín Balaguer”. Iniciativa de la senadora del gobernante PRM, Ginette Bournigal.

PRSC NO SOBREVIVE A BALAGUER. Balaguer fue el caudillo y líder histórico del Partido Reformista Social Cristiano, organización con la que conquistó el poder en seis ocasiones (22 años)

Tras su salida de la Presidencia, el PRSC comenzó un declive progresivo que lleva más de 15 años siendo partido bisagra y disminuido a entidad minoritaria o emergente.

La última vez que el PRSC logró una votación decente, fue justamente cuando Balaguer fue candidato presidencial en las elecciones del 2000, con 94 años de edad y obtuvo alrededor de un 25% de los votos válidos.

En las pasadas elecciones, la entidad obtuvo menos de un3% del electorado. N DIGITAL