El Hospital Militar Docente Dr. Ramón De Lara en San Isidro será utilizado únicamente para trata paciente infectados con coronavirus, según informó este viernes su director, Ramón Humberto Artiles Santamaría, quien adelantó que también se prepara un área de aislamiento en el hospital de la Policía Nacional.

Los pacientes que demanden servicios del citado centro de salud, serán referidos al Hospital Central de las Fuerzas Armadas en la capital dominicana.

Hasta el momento y desde que se confirmara el primer infectado en el país con el coronavirus, el Ramón de Lara ha acogido a los cinco pacientes confirmados con COVID_19, así como los casos sospechosos.

Las personas ingresadas son dos extranjeros y tres dominicanos que regresaron de Europa recientemente, quienes permanecen estables, a excepción del italiano de 56 años, el primer diagnosticado, quien recientemente sufrió una “leve lesión pulmonar”, según informó el ministro de Salud.

Ayer la Presidencia anunció la creación de una comisión de alto nivel para dar seguimiento al coronavirus, que estará encargada de estudiar y coordinar las medidas que se pudieran aplicar por el avance de la pandemia.

El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, afirmó que “la situación está controlada” en el país, subrayando que no existe circulación comunitaria del virus y que se mantiene el balance de cinco personas contagiadas, todas ellas llegadas desde Italia.

“Nuestro objetivo es estar preparados para dar una respuesta rápida”, dijo Montalvo en una rueda de prensa en el Palacio Nacional junto a otros ministros que participan en la comisión.

Todas las medidas que se tomarán, señaló Montalvo, “estarán avaladas por rigurosos informes científicos” y por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), con la que las autoridades dominicanas están “en permanente diálogo”.

El ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas, descartó que se vaya a restringir por el momento la llegada de vuelos desde países con gran número de casos de coronavirus.

Sánchez Cárdenas recordó que a finales de febrero el Gobierno restringió los vuelos procedentes de Milán y señaló que las propias autoridades italianas han prohibido los vuelos.

Asimismo, reiteró que los miembros de la comisión estarán “vigilantes” para tomar las decisiones que sean necesarias en este sentido.

El Nuevo Diario.