Fue recuperado de las aguas del río Yuna, a su paso por Bonao, en la provincia Monseñor Nouel, el cadáver de un niño de 4 años, quien se encontraba desaparecido desde la tarde del martes.

La Defensa Civil identificó al infante como Marvens Cherry, hijo de una pareja de ciudadanos haitianos.

El médico legista actuante en la escena certificó que el niño murió por asfixia por inmersión

El menor de edad fue arrastrado por las aguas de un canal próximo a su casa, sin que los padres pudieran evitarlo, y llevado hasta el río Yuna, donde fue recuperado su cuerpo.

El caso es investigado por el Ministerio Público y la Policía Nacional. DIARIO LIBRE