Varios medios de prensa, hospitales y las principales compañías telefónicas de Haití comenzaron hoy a disminuir sus servicios afectados por la crisis de combustible que se intensificó en las últimas semanas.

Algunos centros de salud advirtieron desde hace varios días que dejarían de recibir pacientes pues sus reservas se encuentran en niveles críticos, mientras otros podrían cerrar al menos de manera temporal hasta que se estabilice la situación.

En el sur del país, recientemente afectado por un terremoto de magnitud 7,2, la unidad de producción de oxígeno situada en el departamento de Nippes actualmente se encuentra disfuncional, pese a que es vital para el hospital Sainte Therese de Miragoane y St Boniface en Fond-des-Blancs, además de los emplazados en Grande-Anse, du Sud y Petit Goave.

Una situación similar presenta varias estaciones radiales que tuvieron que restringir de manera drástica el horario de sus emisiones, mientras otras cerraron, confirmó Jacques Sampeur, presidente de la Asociación Nacional de Medios Haitianos.

AFECTADOS SERVICIOS TELEFONÍA E INTERNET

Por su parte, Digicel, la mayor compañía de telefonía y proveedora de internet del país, anunció este martes que más de 400 de sus puntos en e territorio nacional se encuentran afectados, lo cual incide directamente en cientos de miles de clientes.

Digicel cuenta con cerca del 70 por ciento del mercado nacional, y su director alertó que actualmente varias zonas no tienen servicio.

Desde junio los enfrentamientos entre las bandas armadas por el control de diversas áreas de la capital limitaron el normal funcionamiento de la distribución y abastecimiento de combustible, pero la situación se tensó particularmente en las últimas semanas.

Las pandillas interrumpieron el suministro, secuestraron a varios conductores e impiden el acceso a las terminales petroleras.

PRESIONAN AL PRIMER MINISTRO

Este martes Jimmy Charizier (Barbacue), líder de la federación G-9 y Aliados presionó al primer ministro Ariel Henry para que dimitiera, y aseguró que tras la renuncia se reestablecería el suministro de los combustibles.

El expolicía, que se autodefine como un líder revolucionario, aseguró que libran una batalla política y prometieron brindar una solución a la inseguridad y la inestabilidad del país tras la dimisión de Henry. AL MOMENTO