Puerto Príncipe, 29 jul.- Cuatro meses después de diagnosticarse los primeros casos de Covid-19, el gobierno de Haití levantó la emergencia sanitaria, confirmó hoy el primer ministro, Joseph Jouthe.

A mediados de mayo, las autoridades extendieron el estado de excepción hasta el 20 de julio, y luego no lo prorrogaron, mientras continúan monitoreando la situación epidemiológica con las diversas comisiones que atienden la pandemia.

«Si tenemos que volver a un estado de emergencia sanitaria lo haremos», aseguró Jouthe al diario Le Nouvelliste, aunque estimó que por el momento no es necesario.

A finales de abril, el gobierno autorizó la reapertura de las fábricas, mientras que en julio reanudó los vuelos comerciales, intercambios fronterizos y servicios religiosos, y para agosto está previsto el reinicio del año académico.

De acuerdo con el titular, las autoridades permanecen vigilantes con la situación de las fronteras y terminales aéreas, sin embargo, la pandemia está «más o menos bajo control en el país», aseguró.

Hace dos semanas, Patrick Dely, director nacional de Epidemiología, Laboratorios e Investigación, descartó que la llegada de viajeros representara un problema y precisó que de los seis mil 750 pasajeros que ingresaron a Haití desde el 30 de junio, solo 49 fueron diagnosticados con el virus.

Desde el 15 de julio, los viajeros deben presentar un certificado negativo de Covid-19, y estar dispuestos a someterse a aislamiento, además que el aeropuerto es desinfectado de manera frecuente.

Aunque Haití por el momento desafía los peores pronósticos que preveían más de 20 mil muertes y millones de contagios, las autoridades insisten en la adopción de medidas de barrera como el distanciamiento físico, uso de mascarillas y lavado frecuente de manos para limitar la propagación o un rebrote de la enfermedad.

Hasta la fecha, el país acumula siete mil 340 confirmados, de ellos 158 fallecieron y cuatro mil 365 superaron la Covid-19, según el más reciente balance de la cartera sanitaria.