Esta vía se utiliza sin contar con los elementos adecuados de seguridad vial; muchos cruzan de un tramo a otro y hasta transitan en sentido contrario
A más de un año de inaugurada la avenida Ecológica en Santo Domingo Este, todavía quedan asuntos pendientes relacionados a la seguridad de los conductores y ocupantes que se desplazan diariamente por esa vía.

La obra, que impactaría el tránsito de ese municipio y facilitaría el traslado de sus munícipes hacia el Distrito Nacional, es utilizada sin contar con elementos de protección vial.

Durante un recorrido por el lugar se pudo observar la ausencia de vallas de seguridad colocadas de forma continua, que sirvan para contener y redireccionar un vehículo que pueda salirse de control en la amplia avenida de seis carriles.

De acuerdo con informaciones, la presencia de esa barrera reduciría los riesgos de los ocupantes ante un eventual accidente.

A lo largo de todo el paseo se visualizaron algunas áreas que tienen esta defensa, pero las mismas están deterioradas y rotas.

Pasos informales

Pese a que la avenida tiene varios retornos debidamente señalizados, muchos aprovechan para cruzar por los espacios que no tienen barreras de seguridad, lo que representa un peligro ante el paso rápido de los automóviles que transitan por esa vía.

Los retornos en esa zona están ubicados cada 300 metros y los usuarios no suelen llegar a ellos para un regreso seguro.

Algunas expresaron que esos retornos no están colocados de una forma estratégica que beneficie a los lugareños, ya que obvian la entrada hacia comunidades concurridas.

“Uno tiene que ir lejísimo para devolverse (…) esos retornos los pusieron para beneficiar a unos cuantos, para uno desesperarse y gastar más gasolina”, comentó Bernardo Rodríguez, un asiduo de esa avenida.

Se van en vía contraria

Ante la falta de elementos de seguridad, algunos ciudadanos, especialmente a bordo de motocicletas, se van en vía contraria sin recibir ningún tipo de sanción. Este escenario se repite casi de forma habitual, protagonizado por los motoristas que tienen la osadía de circular en esa vía asumiendo el riesgo de ser atropellados y ocasionar accidentes.

En el centro de la avenida Ecológica se dejó un espacio que será destinado como un carril expreso para autobuses.

Continúan proceso de ampliación

La avenida Ecológica tiene 10 kilómetros de longitud que van desde la avenida Charles de Gaulle hasta Ciudad Juan Bosch.

Sin embargo, el pasado nueve de marzo del presente año, el presidente de la República Luis Abinader dio el primer picazo para su extensión que comprende desde la avenida 30 de Junio en el referido proyecto habitacional hasta el Puerto Multimodal Caucedo.

Al visitar el lugar, se visualizó la entrada y salida constante de camiones que trabajan en el alargamiento de la avenida.

La obra está bajo la tutela del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), y su ampliación supondrá una inversión de 2,700 millones de pesos. Además, su extensión será de 9.5 kilómetros.

Lugareños favorecen esa vía pese a su inseguridad

Aunque la construcción de la avenida Ecológica ha recibido críticas por los cruces informales y la inseguridad que representa para sus usuarios. Varios lugareños calificaron como positivo su levantamiento, en vista del desahogo vehicular que impactará comunidades como Brisas del Caribe, Prado Oriental y Brisa Oriental. A su vez, servirá de desahogo para el fuerte tránsito de la autopista Las Américas y la avenida Rafael Tomás Fernández Domínguez (también llamada autopista San Isidro). “Es un palo, hay que decirlo, uno llega de una vez a los lugares sin problemas. Me imagino que cuando la terminen bien el desplazamiento será mejor”, dijo Juan Cabrera, un morador del proyecto habitacional Ciudad Juan Bosch que utiliza la avenida todos los días para trasladarse a su trabajo. EL CARIBE