Faltan dos días para que termine el toque de queda, una de las medidas tomadas por las autoridades de la República Dominicana para restringir la movilización de las personas y esperar contener los contagios COVID-19.

En el país se estableció el toque de queda desde finales de marzo cuando se declaró el estado de emergencia por la llegada del virus SARS-CoV-2 a principio de ese mes.

Solo hubo una ocasión en la cual no se estableció: a final de junio. El 27 de ese mes la medida caducó y no fue ratificada por el entonces presidente Danilo Medina cuando faltaban ocho días para las elecciones presidenciales y legislativas.

Esa campaña electoral y las elecciones mismas, aún limitada, junto a la apertura económica del país, provocaron un aumento en la positividad de los casos diarios que se reportaban del nuevo coronavirus.

Pero no solo fue el aumento de casos, sino que las unidades de cuidados intensivos (UCI) de varias provincias estuvieron al punto del colapso.

¿Qué pasará en Navidad?

Para las fiestas navideñas y del Año Nuevo, el Gobierno no tiene planes de eliminar o flexibilizar la medidas.

El presidente del país, Luis Abinader, dijo que estudian esa decisión “día a día”, aunque precisó que la decisión final estará a cargo de las autoridades de salud.

Ayer, el jefe de Estado estableció que el horario del toque de queda puede variar según evolucione la situación de la pandemia en el país, la cual, funcionarios de su administración afirman que “está controlada”.

Un ejemplo

Portugal estudia la medida de un confinamiento general en las dos primeras semanas de diciembre para tener una situación más controlada cuando se acerquen las fiestas navideñas.

Este lunes entra en vigor el estado de emergencia sanitaria de Portugal con un toque de queda en la mayor parte del país.

Diario Libre