Actualmente, existen 4 grandes homologaciones mundiales aparte del test Sharp

– Homologación ECE.
– Normativa DOT.
– Normativa Snell.
– Homologación JIS.

En primer lugar, se pone a prueba la resistencia a la temperatura. Para ello se hacen 4 pruebas: – Se somete al casco a una temperatura de 25 grados centígrados y a una humedad relativa del 65% al menos durante 4 horas.

En segundo lugar, se pone a prueba el calor. El casco se somete a una temperatura de 50 grados durante al menos, 4 horas con un máximo de 6. – Posteriormente, se pone a prueba la resistencia a las bajas temperatura. Para ello, se somete el casco a -20 grados durante 4 horas con un máximo de 6 horas. – Seguidamente, también se pone a prueba la resistencia a la radiación ultravioleta. Para ello, se expone el casco a una lámpara de xenón de 125 watios a una distancia de 25 cm. Esto, como ya te imaginarás, durante 4 horas con un máximo de 6. Y para acabar el apartado de la temperatura, el casco también es sometido a la aspersión de agua a temperatura ambiente con un caudal de 1 litro por minuto. Y sí: al menos 4 horas hasta un máximo de 6.

El segundo apartado que se pone a prueba en un casco de moto es su resistencia a los impactos y su capacidad de absorción. Para ello, se marcan unos puntos de impacto, el casco se pone en una cabeza de maniquí y se estrella contra un yunque. Sí, así es.

En tercer lugar, se pone a prueba la resistencia a la penetración. Para no alargarnos en este punto, te diremos que se establecen dos puntos de penetración del casco y se utiliza un punzón para ello.

En cuarto lugar, se pone a prueba la rigidez del casco. Para resumir este punto, diremos que el casco se pone entre dos placas paralelas.

#MOVIDORD #ConvivenciaVialRD #ConcienciaVialRD #SeguridadVialMotos.