Las autoridades sanitarias de Estados Unidos, uno de los países del mundo más afectado por la pandemia, alertaron este lunes de un repunte de los casos de covid-19, pese al progreso de la campaña de vacunación.

«En la última semana hemos visto un incremento continuo de los casos, ahora estamos en el rango de entre 60.000 y 70.000 (diarios), y cuando hemos visto un aumento como este en el pasado es cuando las cosas tienen una tendencia a repuntar, y a repuntar a lo grande», dijo la directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), Rochelle Walensky.

La responsable indicó en la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca sobre el covid-19 que siente que el país se ve abocado a «una fatalidad inminente», en base a los datos que maneja.

«Tenemos tanto que desear, tantas promesas y potencial y tantas razones para la esperanza, pero ahora mismo tengo miedo», subrayó.

De acuerdo a los datos de los CDC, EE.UU. superó ayer, domingo, los 30 millones de casos de covid-19 con una media de contagios en los siete últimos días algo menor de 60,000 casos diarios.

«Esto es un aumento del 10% en comparación con los siete días anteriores -apuntó Walenksy-, las hospitalizaciones graves también han aumentado».

La directora de los CDC explicó que la trayectoria de los casos en EE.UU. es similar a la de países europeos, como Alemania, Italia y Francia.

Aun así, «no estamos indefensos, podemos cambiar la trayectoria de la pandemia, pero tenemos que hacerlo todos, comprometiéndonos a seguir de forma consistente las estrategias de salud pública, mientras trabajamos para que la gente se vacune», afirmó.

El crecimiento de las infecciones se produce al mismo tiempo que EE.UU. avanza en la campaña de vacunación.

A fecha de ayer, domingo, 93 millones de personas habían recibido al menos una dosis de algunas de las vacunas autorizadas en EE.UU, y unos 51 millones de personas estaban ya completamente inmunizadas.