Estados Unidos llegó este domingo a 29.816.771 casos confirmados del coronavirus SARS-CoV-2 y 542.343 fallecidos por la enfermedad de la covid-19, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del lunes) es de 436 muertes más que el sábado y de 35.068 nuevas infecciones, aunque el recuento se ralentiza durante los fines de semana.

California es el estado más golpeado por la pandemia con 57.502 muertos, seguido por Nueva York (49.426), Texas (47.346), Florida (32.742), Pensilvania (24.796), Nueva Jersey (24.174) e Illinois (23.357).

Otros estados con un gran número de fallecidos son Georgia (18.530), Ohio (18.339), Michigan (16.906), Massachusetts (16.867) y Arizona (16.733).

En cuanto a los contagios, California suma 3.640.703, por delante de Texas con 2.753.758, Florida con 2.008.349, Nueva York con 1.782.769 e Illinois con 1.221.775.

El balance provisional de fallecidos -542.343- supera con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que en tiempos de Donald Trump proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pronosticado que en total morirán más de 600.000 personas en el país a causa del virus.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para el 1 de julio habrán perdido unas 596.000 personas.