BONAO.- La Oficina de Atención Permanente del Palacio de Justicia de Monseñor Nouel dictó tres meses de prisión preventiva al vigilante que el pasado domingo ultimó a tres de sus compañeros en una tabacalera de la comunidad de Caribe, Bonao.

La medida de impuesta por la magistrada Rosa María Almonte contra Alan Pascual Alejo, de 25 años, quien confesó haber matado a tres compañeros de trabajo en una tabacalera.

Las víctimas fueron identificadas como Manuel Arismendy García Jiménez de 58 años, Freddy Antonio Aquino de 63 años, ambos eran compañeros de su verdugo en seguridad, también resultó muerto el ingeniero agrónomo Alberto Martínez de 42 años de nacionalidad nicaragüense.

“No sé cómo hice eso, pero ellos no tenían problemas conmigo”, expresó el vigilante, en la audiencia que fue celebrada ayer tarde en el palacio de justicia de aquí.

Agregó que “estaba un poco deprimido porque tenía un déficit económico, debido a que había perdido dinero en las apuestas”.

Explicó que “salí a trabajar y dije que me dolía una muela, que no quería trabajar, y el supervisor quiso que trabajara. Fui y salí diciéndole que no quería trabajar, pero él me dijo ven y cogí para allá y ahí hice lo que hice”.

El imputado deberá cumplir la medida de coerción en la cárcel de Cotuí. Para ser trasladado al Palacio de Justicia, la Policía redobló la seguridad del homicida para evitar que sea agredido por familiares de las víctimas.

El Nacional