Santo Domingo (Listín Diario). Si su labor filantrópica por década ha sido a favor de los más necesitados, ahora que superó la gravedad por coronavirus, dengue y otras complicaciones, que lo llevaron a estar bajo respiración mecánica, el doctor Félix Antonio Cruz Jiminián, volvió al servicio social con una nueva idea, la de colectar y prestar tanques de oxígeno a la gente.

“¿Tú sabes qué es lo más barato del mundo? El aire y es la necesidad más desesperante cuando no existe. ¿Tú sabes las miles y miles de personas que mueren en este país porque no tienen un tanquecito de oxígeno? Yo quiero a partir del hoy hacer una institución. A todo el que necesite un tanquecito de oxígeno, prestárselo, no donarlo, prestárselo y si lo bota, lo paga o cae preso, porque alguna regla tiene que haber”, dijo el doctor Cruz Jiminián al ser entrevistado para Listín Diario vía telefónica.

Dijo que hay tanques de oxígeno desde el tamaño de un tarro de flores, hasta un tanque de gas, y su interés la gente que tiene alguno de esos, se lo de para él repararlo y prestárselo al que lo necesite, sobre todo con esto del coronavirus que ocasiona complicaciones respiratorias.

“Hay muchísimos tanquecitos de oxígeno en ambulancia, en carro, en casa, en finca, yo los voy a reparar para entonces prestárselo a quien lo necesite”, expresó.

Explicó que se les entregará a las personas que lo necesite, pero con documento y si lo bota lo paga y si no cae preso, porque el aire es lo más barato que hay y a la vez lo más caro cuando lo necesita.

Exhortación a las autoridades

El doctor Cruz Jiminián, quien lleva un mensaje de unidad y amor, para enfrentar esta pandemia, lamentó que la población dominicana está pensando que esto es un juego.

Citó el caso de una mujer en un video que irrespeta a las autoridades y dijo las autoridades tienen que ser más drásticas, al referirse a que quien viole el toque de queda y esté en la calle después de la 5:00 de la tarde, sin ninguna justificación, debe ser apresado “porque está abusando de él y de mí. Porque usted tiene derecho de abusar de su vida, pero no de la mía, preso, todo el que esté en la calle de forma injustificada”.