El uso de mascarillas fue en aumento este lunes en Haití, en el primer día en que su uso es obligatorio, pero muchos ciudadanos del país caribeño todavía no las usan o lo hacen mal.

Algunos la llevan debajo de la nariz, otros debajo de la boca o de la barbilla, pero de nada sirven si no se lavan primero, porque en los mercadillos populares es posible probarse una mascarilla antes de comprarla.

“No puedo respirar con la mascarilla. Es la razón por la que no llevo una. Pero tengo una”, dijo a EFE un comerciante en el mercado de Tabarre, en Puerto Príncipe.

En las calles de la capital haitiana, debido a la nueva obligatoriedad, muchas más personas estaban usando mascarillas en comparación con las semanas anteriores.

Sin embargo, en otras partes del país, la gente estigmatiza y se burla de las personas que las llevan.

EFE