Las principales ciudades colombianas comenzaron este sábado un primer fin de semana de confinamientos estrictos para intentar reducir la expansión de la tercera ola de coronavirus tras varios días con más de 10.000 contagios diarios.

Bogotá, Medellín y Barranquilla amanecieron este sábado con un tráfico y tránsito inferior a lo habitual, pero superior a la primera cuarentena estricta de hace un año, mientras que otras ciudades, como Cali o Cartagena de Indias, optaron simplemente por un toque de queda y cerrar las playas por la tarde, en el caso de la ciudad caribeña. EFE