OTTAWA (Reuters). El número de muertos por el peor tiroteo en la historia moderna de Canadá aumentó a 18, entre ellos una policía y al atacante, informó el lunes el primer ministro, Justin Trudeau.

“Un hombre armado tomó la vida de al menos 18 personas, entre ellas una mujer policía cuyo trabajo es proteger vidas aun poniendo en riesgo la suya”, dijo Trudeau a los periodistas.

La uniformada era Heidi Stevenson, de la Real Policía Montada Canadiense (RCMP), quien murió el domingo en el tiroteo en la provincia atlántica de Nueva Escocia.

“Sucedió en localidades pequeñas: Portapique, Truro, Milford y Enfield, lugares donde las personas tienen raíces profundas, donde las personas conocen a sus vecinos y se cuidan unos a otros”, añadió el primer ministro.

“Ahora esas comunidades están de luto y Canadá está de luto con ellas”.

La RCMP indicó que el atacante Gabriel Wortman, de 51 años, que trabajaba como laboratorista dental, en un momento habría tenido puesto parte del uniforme de la policía. También había disfrazado minuciosamente su auto para que pareciera una patrulla policial.