Choferes del transporte público y amas de casa se quejaron este lunes por el alto precio del Gas Licuado de Petróleo (GLP), y coincidieron en que dicho combustible debe venderse por debajo de 100 pesos, y no a RD$134.10, como se comercializa en las embazadoras.

La mayoría afirmó que en realidad es a 135 pesos que se vende el GLP, ya que, según su denuncia, las envasadoras nunca tienen para devolver el restante, cuando se trata de menos de un peso.
«Todo está caro, pero el gas es que más nos afecta, creo que eso se le está yendo de las manos al Gobierno», dijo Betania Andújar, a reporteros de El Nacional.

El GLP es utilizado, además de las viviendas, para el transporte público y la industria, por lo que es uno de los combustibles de mayor demanda en el país.

«Deben bajarlo, porque a ese precio está demasiado caro, el gas lo más caro que debe venderse es a 70 pesos y está a 135, porque en las envasadoras nunca devuelven», dijo el chofer José Doñé.

Otros creen que en la distribución del GLP existe «una cadena que estafa a los clientes, que incluye a propietarios de embazadoras y empleados.

«Si uno va a echar gas, no se lo echan completo, aparte de que nunca devuelven. En las envasadoras no llenan el tanque completo, pero ellos hacen eso en complicidad con los gobiernos», dijo Felipe Morillo, residente en Villa Consuelo.

Culparon al Gobierno por «permitir los abusos que cometen los propietarios de envasadoras contra los usuarios».

«A los choferes nos está llevando el diablo, apenas estamos encontrando para subsistir, porque estamos comprando el gas muy caro y, además, las piezas de los vehículos han subido demasiado», dijo Ciro Sánchez.

Opinó que el alto costo del gas ha obligado a los sindicatos de choferes a reajustar la tarifa del transporte, «para poder compensar lo que se invierte en los vehículos».

Antes de la pandemia, la tarifa en las rutas de carros era de 25 pesos, pero fue elevada a 35 porque solo se podía montar cuatro pasajeros.

Sin embargo, en las últimas semanas los choferes ya montan seis pasajeros por el mismo valor de 35 pesos.

La tarifa del pasaje debe ser establecida por el Gobierno, según la ley, pero los sindicatos de transporte la varían a cada momento, sin consultar a las autoridades. EL NACIONAL