Nueva York. El flujo de cadáveres de pacientes fallecidos por el nuevo coronavirus está poniendo a prueba los panteones y salas de cremación de la ciudad de Nueva York.

Con el doble de cremaciones y cinco veces más entierros: Green-Wood, el mayor cementerio de esa urbe, llegó al límite de su capacidad debido al incesante flujo de cadáveres de pacientes de COVID-19.

“Hubo días en los que teníamos cuatro o cinco veces más que lo normal. Así que tan solo mantener la demanda ha sido una lucha. Los entierros en los últimos diez días han llegado a unos 15 o 16 diarios, cuando normalmente hacemos dos o tres”, explicó Eric Barna, vicepresidente de operaciones en el cementerio Green-Wood.

Para evitar los contagios, los empleados de la necrópolis visten ropa protectora mientras realizan los preparativos en el lugar donde se va a realizar el entierro, pero no permanecen allí cuando llegan los familiares.

Oficialmente, el estado de Nueva York tiene más de 200.000 infectados por COVID-19 y más de 11.000 muertos, lo que lo convierte en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos y deberá acatar estrictas medidas de aislamiento hasta el 15 de mayo, según anunció este jueves el gobernador Andrew Cuomo, tras indicar que en las últimas 24 horas se registraron 606 muertos, la cifra más baja en 10 días.

El gobernador indicó que la cifra de hospitalizaciones y de admisiones a cuidados intensivos sigue cayendo, pero que aún hay unos 2.000 nuevos infectados por el virus cada día, por lo cual la mayor ciudad estadounidense deberá permanecer en cuarentena.

“Tenemos que continuar lo que estamos haciendo. Me gustaría que la tasa de infección cayera aún más. La política de aislamiento será implementada hasta el 15 de mayo”, dijo Cuomo en conferencia de prensa.

“No quiero hacer proyecciones más allá de ese periodo”, añadió. “Un mes es mucho tiempo”.

El gobernador recordó que a partir de este viernes a las 8:00 de la noche, hora local, será obligatorio utilizar una mascarilla cuando las personas no puedan respetar una distancia de dos metros una de otra, como en el transporte público o el supermercado.