California liberará más de 8.000 prisioneros para reducir la propagación del coronavirus en sus abarrotadas cárceles, de acuerdo con autoridades de ese estado estadounidense, uno de los más afectados por la pandemia.

Los presos podrían ser elegibles para una liberación anticipada a principios de agosto, y se unirían a 10.000 prisioneros que ya fueron puestos en libertad en iniciativas similares desde que empezó la crisis del virus, dijo el Departamento de Corrección y Rehabilitación de California.

“Se toman estas acciones para proporcionar salud y seguridad a la población y al personal de la cárcel”, dijo en un comunicado el viernes Ralph Diaz, secretario del departamento.

El anuncio, que ha sido bien recibido por defensores de la reforma penitenciaria, llega tras un aumento de casos de covid-19 en San Quintín, una de las prisiones más antiguas de California.

El gobernador Gavin Newsom dijo el jueves que el brote era “un área de gran preocupación” después de que más de 1.000 reclusos dieran positivo.

Las instalaciones de San Quintín tenían esta semana la mitad de los casos de coronavirus activos que hay en cárceles de todo el estado, con una población carcelaria de cerca de 113.000 presos.

El comunicado del viernes indicó que los prisioneros liberados, que incluye a los de San Quintín, serían sometidos a la prueba del covid-19 durante la semana siguiente de su liberación.

California, el estado con más población de Estados Unidos con cerca de 40 millones de habitantes, ha confirmado más de 300.000 casos de coronavirus y más de 6.800 muertes por la enfermedad.

AFP