La cadena de gimnasios Body Shop anunció el recorte de su personal y el cierre de dos de sus sucursales ante el impacto económico que le ha supuesto la pandemia del COVID-19.

A través de su cuenta de Instagram el Club Body Shop indicó que a pesar de que su prioridad era preservar a sus colaboradores, el impacto económico que ha traído el COVID-19 lo ha obligado a reducir su personal.

“Durante estos más de 4 meses de cierre forzoso de nuestras operaciones, nuestra prioridad ha sido preservar y cuidar a nuestros colaboradores; sin embargo, a pesar de todo el esfuerzo realizado, el impacto económico de esta pandemia ha sido devastador para nuestra industria. La situación nos ha llevado a la difícil decisión de reducir significativamente nuestro equipo humano y no reabrir nuestras sedes en Arroyo Hondo y Punta Cana, aun cuando sea autorizada la operación por parte del Estado”, indica parte del mensaje publicado.

Igualmente, agradeció a sus colaboradores por su esfuerzo y dedicación.

Al igual que esta cadena, otros gimnasios y negocios han cerrado y reducido su personal ante la crisis generada por la pandemia del COVID-19.

Listín Diario