Varias zonas de la capital de Haití se encuentran hoy bajo tensión por presuntos enfrentamientos entre bandas armadas, que mantienen paralizadas las actividades económicas.

En las áreas bajas de la comuna de Delmas, la estación de Gonaives y la ruta del aeropuerto se escuchan fuertes ráfagas de disparos, mientras las instituciones cercanas cierran sus puertas.

En un vídeo que circula a través de las redes sociales se puede ver a los clientes de una sucursal bancaria agazapados ante las intensas detonaciones de armas de fuego en el exterior.

También en las zonas aledañas se erigieron barricadas de neumáticos en llamas, lo que paralizó el tránsito de vehículos.

La de este lunes es la segunda jornada consecutiva en que las bandas armadas toman el control de áreas de Puerto Príncipe.

La víspera la pandilla Pyÿs 6, liderada por Ti Grabriel, atacó la comisaría de policía de Cité-Soleil, el barrio marginal más grande del país, y se asentaron en la Ruta Nacional 9, controlando el paso de los vehículos.

Según reportes de medios locales de prensa los pandilleros, en su mayoría encapuchados, despojaron a algunos ciudadanos de sus pertenencias y obligaron el desvío de los automóviles.

Los sucesos tienen lugar tras dos semanas de enfrentamientos en la entrada sur de Puerto Príncipe, entre las dos principales bandas del país, que obligaron a al menos a dos mil 500 personas a abandonar sus residencias y alojarse en plazas, iglesias y centros deportivos públicos.

La violencia entre las pandillas escaló desde inicios de este mes, a pesar de que los grupos armados prometieron una tregua.