La Alcaldía del Distrito Nacional (ADN) el Área IV de Salud, así como el liderazgo comunitario, iniciaron un amplio proceso de intervención en 52 tramos de cañadas en la circunscripción número 3, como medida de prevención ante los pronósticos de adelanto a mediado de mayo de la temporada ciclónica.

La jornada inició con un acto en el barrio Los Guandules que encabezó la alcaldesa Carolina Mejía y el director del Área IV de Salud, Jesús Suardí, donde fueron repartidas botas, guantes, mascarillas, insumos para fumigación y otros insecticidas.

La alcaldesa Mejía precisó que el Distrito Nacional cuenta con 52 tramos de cañadas que constituyen una verdadera amenaza para miles de ciudadanos que habitan en su alrededores, por lo que junto a Salud Pública y organizaciones comunitarias iniciaron su limpieza. Sostuvo que durante el fin de semana concentraron esfuerzos en la cañada Bonavides, que nace en el barrio 27 de Febrero y desemboca en el río Ozama, luego de pasar por Guachupita, Los Guandules y La Ciénaga.

La ejecutiva municipal aspira que en ocho semanas concluya el proceso de limpieza de los 52 tramos de cañadas, para que las aguas fluyan sin obstáculos cuando se produzcan fuertes lluvias.

Mientras brigadas de Salud Pública, encabezada por el Área 4 de Salud, redoblaron una jornada de fumigación, entrega de más de mil mosquiteros y otros productos para combatir el brote de chinches y otros insectos en los barrios Los Guandules y La Ciénaga.

El operativo lo dirigió el doctor Jesús Suardí, director del Área 4 de Salud, que tiene que ver con los 15 sectores ubicados en la margen occidental de los ríos Ozama e Isabela.

Suardí explicó que los mosquiteros debían estar dos días al sol, debido a que poseen un insecticida que podría causar alergia a los humanos.

En tanto que el dirigente comunitario Jorge Hernández sostuvo que la comunidad se encuentra muy agradecida por el servicio que ofrecen el Area 4 a través del Ministerio de Salud Pública, el Gabinete Social y la Presidencia. HOY