Un estudio presentado por el Banco Mundial, denominado La Década de Acción de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial 2011-2020, identificó al país entre las naciones con altas pérdidas de vidas, principalmente de adultos en edad productiva, y de recursos durante ese período por los accidentes de tránsito, principalmente debido a la alta velocidad y al consumo de alcohol a la hora de conducir un vehículo, incluidos los de dos ruedas.

Se trata del primer informe de datos viales en 125 países de ingresos bajos y medianos, centrado en siete ejes: seguridad vial: gestión, carreteras, velocidad, vehículos, usuarios de carretera y atención posterior a un accidente.

En el caso de República Dominicana, el informe solo recoge cifras del año 2016, lo que le resta actualidad, pero igual sirve de ayuda a instituciones y profesionales para identifican carencias, desafíos y oportunidades, y definir políticas que ayuden a reducir las altas cifras de siniestralidad vial.

“Cada año se pierden 1,35 millones de vidas y 50 millones de personas sufren heridas en accidentes de tráfico. Este es un desafío continuo que enfrentan en particular los países de ingresos bajos y medios donde ocurre el 93% de las muertes” viales del planeta, sostiene en la presentación de este trabajo el experto chino Guangzhe Chen, director de Práctica Global de Transporte del Banco Mundial.

Aunque evaluó que se ha experimentado “un progreso significativo”, admitió que las metas fijadas en 2011 quedaron “lejos de realizarse” cuando a finales de 2020 concluyó la década proyectada.

De cara a que no suceda lo mismo a partir de este 2021, “es fundamental”, subrayó Guangzhe Chen en su presentación, hacer un balance de nuestros logros, así como de las lecciones aprendidas para abordar este desafío global que pasa por estabilizar y luego reducir los accidentes de tráfico y las lesiones graves” fruto de estos.

América Latina y el Caribe es una de las regiones con mayor tasa de mortalidad por accidentes viales, detrás de África y Oriente Medio. Además de su posición en el podio, es la región que menos avances registra hacia el descenso de este indicador. Estas cifras van acompañadas de un rápido incremento en el número de vehículos motorizados, que aumentó un 60% entre 2005 y 2015 en toda la zona.

Pero los ciclistas son uno de los grupos más expuestos a sufrir accidentes en la región: casi 20 de cada 100 muertos por accidentes utilizaban su bicicleta, triplicando los valores de referencia mundial. ACENTO